Planes de accesibilidad universal y +: Sevilla y Murcia adoptan la seguridad espacial cognitiva

Es sintomático que en Andalucía y en Murcia se celebren dos actividades muy cercanas entre sí, una en Sevilla y la otra en Lorca, ambas relacionadas con programas, planes o proyectos de accesibilidad universal.

Pero lo más destacable en este caso, es que tanto una como la otra van a incluir a quienes estamos trabajando, ya con muchos años de teoría y  experiencia en accesibilidad cognitiva.

El caso de Sevilla es significativo, un encuentro que se desplazó desde  el 3 de diciembre al 2 de febrero y que gracias a esto ha ganado en ser una gran noticia. El caso de Lorca es sumamente destacable ya que se está elaborando un Plan de accesibilidad universal, en el que se espera, así se ha difundido, figure el espectro cognitivo dentro de las directrices de diseño.

¿Qué significan estas dos acciones?: que antes de que el Estado preste atención a la seguridad espacial cognitiva son dos Comunidades y dos ciudades dentro de ellas las que arremeten contra las barreras de comprensión que de manera espacial se crean en entornos y edificios, ciudades y equipamientos.

Antes ya había sido la Junta de Extremadura quien incluyó  (asimilando  las propuestas que Plena Inclusión Extremadura había compartido previamente con dos organizaciones: una la nuestra (ACFEE) y la otra, Afanias) algunas medidas que ya figuran en su normativa comunitaria. Estas experiencias de Plena Inclusión tuvieron como marco  previo un taller de capacitación que se llevó a cabo  basado en el “Modelo para diseñar espacios accesibles” para técnicos y personas de sus organizaciones, cuya experiencia matizó esa normativa de la Comunidad Autónoma.

Así que no nos queda más que esperar que el Estado decida generar normas para la seguridad espacial cognitiva igual que en su momento ya han sido  otras las asumidas por en el Código Técnico (DB-SI, DB-SUA, DA  y SE, HE, HR, HS).

Esperemos que  los que ya han confiado en nosotros  y en nuestras investigaciones, sean capaces de impulsar a otros a que sigan el mismo camino.

Es de agradecer a quienes confían en la experiencia, en la ciencia y en las y los que las desarrollan.  Más allá de lo conocido y argumentado existe un mundo de conocimientos sumamente importante que nos interesa a todas y todos los profesionales sensibles con la diversidad humana. No hay que ser madre, padre o pariente de una persona con discapacidad para fomentar la inclusión y el desarrollo de innovaciones en áreas en las que antes parecía imposible avanzar, con o sin tecnología.